Página Web

“Cuando llegué a la presidencia en 1993,

sólo los científicos habían oído de la

World Wide Web. Hoy en día incluso

mi gato tiene su propia página web.”

-Bill Clinton

En realidad, ¿qué tan importante es tener una página web?

Tener una página web para tu negocio no es algo nuevo. De hecho, desde hace más de una década se ha considerado que la presencia virtual de cualquier negocio juega un papel fundamental en el éxito o fracaso del mismo. Al día de hoy, el dramático crecimiento del Internet ha hecho que el tener una página web sea uno de los puntos más básicos en la estrategia de toda empresa.

Con más de 2 mil millones de usuarios (poco más del 30% de la población mundial), el Internet se ha convertido en la plaza comercial más grande del mundo. Y, por supuesto, las primeras empresas en posicionarse dentro de dicha plaza serán las que tengan mayores probabilidades de éxito.

Una página web es la base de tu negocio, el puerto a donde todos tus clientes llegan a tocar tierra. Es la bandera mediante la cual te identificarás frente a millones de clientes potenciales, por lo que querrás que exprese exactamente el espíritu de tu negocio.

Una página web le permitirá a tus clientes encontrarte fácilmente y estar en contacto contigo. Por supuesto, esto debe complementarse con la estrategia adecuada en los buscadores –Google sigue siendo la página más visitada en el mundo–, de manera que puedas ser encontrado rápidamente. 

¿Qué tipo de página web debo tener?

En pocas palabras: una que refleje la imagen y el espíritu de tu empresa. Piensa que tu sitio web es tu carta de presentación ante el mundo virtual y que la impresión que dejes a tus visitantes probablemente será la que tendrán permanentemente de tu empresa. Recuerda que en Internet las personas son rápidas para castigar a una página web que no cumple con sus expectativas.

La estética de tu página web es entonces algo fundamental. Sin embargo, también lo es su diseño estructural, lo que significa que tu página debe ser fácil de navegar y debe invitar a tus visitantes a involucrarse desde el primer momento. Y, por supuesto, deberá ser fácil de encontrar, no sólo para tus clientes, sino también para los bots que indexan todos los sitios web dentro de los buscadores. 

Si ya tengo una página en Facebook, ¿necesito una página web?

Desde hace algún tiempo, muchas empresas se preguntan si es necesario contar con una página web cuando su negocio ya tiene presencia a través de Facebook u otras redes sociales. Esto ha llevado a muchas empresas a pensar que sólo hace falta crear una base sólida de seguidores para que su espacio en las redes sociales sustituya al sitio web de su negocio.

Si bien esto puede sonar muy atractivo, la realidad es que existen muchas razones por las cuales no debes dejar que tu estrategia comercial descanse en tu página de Facebook.

Primeramente, contar sólo con una página en Facebook significa dejar que tu negocio esté en las manos de otra empresa, la cual es libre de cambiar su formato y sus políticas de un día para otro. Con tu sitio web, tu podrás hacer las modificaciones y actualizaciones que más te convengan. Después de todo, ¿qué es mejor: rentar un departamento o tener tu propia casa? Considera también que todo el contenido que vayas a crear para tu página de Facebook, automáticamente le pertenecerá a Facebook.

Al final del día, la cuestión se resume a no poner todos los huevos en la misma canasta. Una página en Facebook complementará tu estrategia en redes socialesy te ayudará  a alcanzar un nivel de impacto más alto, pero de ninguna manera debe ser tu único canal de comunicación con tus clientes. Recuerda que tu sitio web es la base de tu negocio, la piedra angular que le brinda seriedad a tus actividades. En pocas palabras: es el puerto donde convergen todas tus estrategias de [marketing en Internet/marketing en Internet], de las cuales las redes sociales son sólo una parte.